Tres estrategias para humanizar tu email marketing

O como hacer campañas de emailing y que no te odien.

El email marketing es una parte esencial en cualquier estrategia de marketing digital que se precie. Parece que no se pueda vivir sin una newsletter o sin un pop-up en tu web que tenga un gancho espectacular para que tus visitantes se suscriban. Y, por favor, desdramaticemos. Un verano sin mojitos no podría soportarse. ¿Pero una estrategia online sin email marketing? Bah, no. Volvamos al drama: tampoco se podría sobrevivir así. Por lo tanto, vamos a definir un poco qué es esto del email marketing, qué beneficios nos pueden reportar las campañas de emailing, y una de las cosas más importantes: cómo hacerlo para que nuestros suscriptores no nos odien.

Empecemos por el principio…

 

¿Qué es el email marketing?

El email marketing es una técnica del marketing digital que permite poner en contacto a una marca con potenciales clientes a través de…redoble de tambores…¡el correo electrónico! (Aplausos, por favor).

Es un canal directo con el público objetivo y supuestamente no es invasivo -luego os explico el porqué de este “supuestamente”- ya que el usuario ha autorizado recibir estas comunicaciones por parte de tu marca.

¿Cuáles son los beneficios del email marketing?

Se ha hablado largo y tendido de todas las ventajas que ofrecen las campañas de email marketing, así que solo daremos unas pinceladas:

descargaEs un canal de comunicación directo, y llega a usuarios que ya te han dado su permiso.

descargaBien segmentado, supone una buena vía de captación de clientes potenciales.

descargaMejora la imagen de marca.

descargaPermite que tus usuarios estén al día de las novedades en tus contenidos y tus productos.

Genial, y ahora te preguntarás, si tiene tantos beneficios…

Entonces…¿porqué es el patito feo?

Pues porque muchas veces se utiliza mal. Y sí, te lo garantizo: si utilizas mal las campañas de mailing, conseguirás que te odien. Me dirás: yo no quiero que me odien. ¡No quiero utilizar el patito feo del marketing! Si quieres ver cómo utilizarlo de forma que tus clientes no te acaben odiando, y se lancen a comprar lo que les ofreces en tus correos, sigue leyendo.

¡Quiero un cisne esbelto y majestuoso!

Vamos allá. Ya has decidido que el email marketing mola, pero quieres que tu email marketing sea de los buenos. De los que la gente abre con ilusión. De los que la gente reenvía a sus amigos porque ¡oye! Tu contenido es muy bueno. Te lanzo algunos tips para que tus campañas de emailing no sean un patito feo, sino un cisne esbelto, majestuoso, elegante…(y ya puestos, que convierta):

descargacontenido de valor: vale, ya podéis apedrearme. Esto del contenido de valor está muy manido, lo sé. Todo el mundo lo dice y nadie explica qué es. Pues simple y llanamente, ofrecer algo que le interese a tu lector. ¿Y lo que escribes interesa al usuario? ¡Pues sí! Quítate de encima este terrible síndrome del impostor, y lánzate a pensar contenido. Cabeza alta y ¡a escribir! Todo el mundo tiene algo que ofrecer, y si está bien escrito y responde a las necesidades de tus usuarios, será de calidad.

descargaCalidad de la base de datos: a pesar del pánico que se extendió por la nueva ley GDPR de protección de datos, fue una magnífica oportunidad de reducir bases de datos, Y sí, reducir bases de datos es bueno. Mejor tener 100 suscriptores interesados que realmente abrirán tu email, que tener 500 que lo reciben y se les inyectan los ojos en sangre porque están hartos de ti.

descargaHerramientas profesionales. La mujer del César no solo debe ser honrada, sino parecerlo. Pues hooooooooombre, no me hagas email marketing con listas de distribución de Outlook. Tenemos un monito simpático que se llama Mailchimp que puede ser tu mejor amigo. Busca la herramienta que mejor se adapte a tus necesidades.

descargaFrecuencia. ¿Os acordáis que al principio del artículo os he mencionado que el email marketing es, supuestamente, no invasivo? Digo supuestamente porque dependerá de la frecuencia. Por mucho contenido de calidad que ofrezcamos, si nuestra marca envía un email diario, podemos generar el efecto contrario. Es el conocido efecto “pero-qué-pesada-es-esta-tía-maldigo-el-momento-en-que-me-suscribí”. Seguro que os habrá pasado. No hay una regla exacta que diga cuál es la frecuencia ideal, habrá que ver qué tipo de contenido compartes y qué tipo de cliente tienes.

descargaanaliza los datos. Es importante ver qué resultados tiene la campaña, no solo la tasa de apertura de los mails, sino también la tasa de rebote -cuantos mails tienes que dan error al enviar-, y el porcentaje de conversión.

Y…”last but not least”: humaniza tu email marketing

Voy a darte 3 formas de conseguir humanizar el email marketing y que no parezca el dichoso correo automatizado que da tanta rabia recibir.

 Firma tus mails. Parece obvio o incluso una tontería pero…¿Las marcas hablan? ¿Las marcas escriben? ¡NO! Siempre hay una persona detrás de cualquier comunicación. En el caso de las marcas personales parece más evidente que los mails irán firmados, pero cuando hablamos de marcas o grandes corporaciones, ¿porque no abrir el email con “soy Ana de MiMarcaMolona.com”? Por cierto, si “MiMarcaMolona.com” existe, ¡queremos conocerla! Este tipo de mensajes generan cercanía y permiten que quien los lea note que está hablando con un humano y no con un monito simpático llamado MailChimp.

 Sé cercano. ¿Usas el formalismo usted con tus amigos? Pues no lo uses en tus emails. Habla con tus suscriptores con toda la cercanía posible. Que se sientan identificados contigo, que vean que eres hu-ma-no.

 Contesta SIEMPRE. Parece otra obviedad, pero no lo es. ¿Recordáis la ilusión de abrir el buzón de casa y recibir algo que no es una factura? Una postal, ¡incluso una carta escrita a mano! Pues si le envías a tu suscriptor una newsletter -que sabemos todos que será automatizada- y te contesta, ¡haz el favor de devolverle este tiempo! Por dos motivos. Uno: él ha invertido un tiempo en contestarte a un email, cosa poco habitual, así que no cuesta nada devolverle este tiempo. Dos: ¿te acuerdas de lo que decíamos de la cartita en el buzón? Pues eso. Ah, y si ya quieres ser el master and commander de la humanización en el email marketing, cambia el asunto y que no se vea el típico: FWD.

En conclusión: el email marketing no tiene porque ser el patito feo del marketing, ya has visto que puede ser algo majestuoso y épico que lleve a tu negocio a otro nivel. Para eso, deberás pensar siempre en humanizar al máximo tus comunicaciones por mail (y en general, todo lo que hagas), y tener clara qué frecuencia de envío es la adecuada para tus clientes.

Aunque siempre tienes una opción mucho más fácil: contacta con nosotros y ¡te ayudamos a convertir tu patito feo en el cisne de las campañas de emailing!

2 comentarios sobre “Tres estrategias para humanizar tu email marketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s